Psicoeducación

PSICOEDUCACION EN ESQUIZOFRENIA

Texto extractado del libro Esquizofrenia y Familia. Guía práctica de Psicoeducación. Autores: Carol Anderson, Douglas Reiss, Gerald Hogarty. Amorrortu editores.

Los autores presentan la psicoeducación familiar como uno de los pilares fundamentales para el tratamiento de la persona padece esquizofrenia, a fin de lograr la menor tasa de recaídas, mantener el manejo ambulatorio y permitir la reinserción familiar y social.

✔️ La psicoeducación es un método de cuidado que provee información y formación a la familia complementario de tratamientos médicos, psicológicos y de rehabilitación.

✔️ El programa es de intenso apoyo y educación a las familias y debe ser sostenido en el tiempo.

✔️ Las intervenciones tienen como objetivo desarrollar una alianza terapéutica positiva que sostenga a los pacientes en la comunidad, minimice las recaídas y disminuya la tensión en los familiares.

✔️ El modelo psicoeducativo está basado en la certeza de que las familias son las cuidadoras de los pacientes y tienen algo muy especial para ofrecer: ternura y comprensión.

✔️ Este modelo intenta disminuir la vulnerabilidad, mejorar el funcionamiento cognitivo, aumentar la motivación para realizar actividades en pacientes compensados y reducir la ansiedad familiar a partir del apoyo y la información sobre la enfermedad.

✔️ El objetivo es mejorar la calidad de vida creando climas de emoción expresada baja (EE) en el hogar, en la recreación, en el trabajo o en el estudio. Esto reduce el estrés y las recaídas. El programa incluye información específica y concreta sobre la enfermedad y sugiere actitudes, conductas y técnicas para poder enfrentar los problemas que causan los síntomas en la convivencia y les permite la recuperación y la integración en lo social (recreación, estudio, trabajo).

La psicoeducación intenta romper el círculo vicioso de la repetición de episodios, crisis e internaciones a partir de operar con estos principios:

✔️ Crear una alianza que promueva el trabajo vincular entre los profesionales, las personas que padecen esquizofrenia y las familias.
✔️ Proveer información sobre la enfermedad y su manejo a la familia y si es posible a la persona que padece esquizofrenia.
✔️ Establecer un medio social que apoye a la persona en la comunidad.
✔️ Integrar gradualmente a la persona en los roles familiares, sociales y laborales.
✔️ Crear cuidados continuos en la familia y con la persona que padece esquizofrenia.

TÉCNICAS EDUCACIONALES

Una de las metas de la psicoeducación familiar es explicar a los familiares la naturaleza y el curso de la esquizofrenia.

La orientación sobre los tipos de tratamientos disponibles y la importancia de la aceptación del tratamiento beneficia tanto a las personas que padecen esquizofrenia como a sus familiares reduciendo entre estos el nivel de estigma y aumentado la percepción de la enfermedad en la persona que la padece. 

Si la familia consigue reducir la «emoción expresada» (EE), la frecuencia de recaídas también se reduce substancialmente aún con menos dosis de neurolépticos. 

Las familias aprenden a identificar problemas interpersonales y se les puede sistematizar la manera de resolverlos.

Evitando sentimientos y emociones negativas y favoreciendo las positivas se crea un clima diferente en la familia que resulta menos estresante para la persona y que le permite aumentar el nivel de interacciones interpersonales dentro y fuera de la familia.

 La búsqueda de trabajo es importante también en la etapa de recuperación de la enfermedad.

Un grupo de autoayuda integrado por personas en distintas etapas de la recuperación puede ser de mucha utilidad en esta etapa.

Las casas de medio camino y los talleres protegidos también son un importante recurso para la contención después de la internación.

A pesar que la psicoeducación y la terapia ambulatoria requieren una importante inversión en personal y tiempo, probablemente la relación costo beneficio sea mejor que en las terapias tradicionales especialmente con aquellos que han sufrido numerosas internaciones.

La meta es reducir tanto como sea posible el número de hospitalizaciones ayudando a las personas y sus familias a una mejor comprensión y motivación y así poder resolver los problemas cotidianos.

UN BUEN ENTORNO FAMILIAR ES UN FACTOR DE GRAN IMPORTANCIA EN LA ESTABILIDAD DE LA ENFERMEDAD Y EN LA PREVENCION DE RECAIDAS

Cuando la medicación es acertada en cantidad y calidad, la persona llega a compensarse y suele querer trabajar o estudiar pero no estará en condiciones de hacerlo en cualquier sitio porque es vulnerable. En este momento, las familias que recibieron educación continua podrán acompañarlo sin exigencia.

ACOMPAÑAMIENTO FAMILIAR AL TRATAMIENTO

La posibilidad de recuperación está directamente relacionada con la aceptación del tratamiento por la familia.

Se demostró que las personas con mejor cumplimiento de las indicaciones médicas son aquellos cuyas familias aceptan la enfermedad y los apoyan. 

Un clima familiar propicio logra una mayor eficacia terapeútica. 

El acompañamiento familiar en el tratamiento aporta beneficios y requiere de un esfuerzo organizativo y ajustes cotidianos. 

Las familias reciben propuestas de la Psicoeducación y las aceptan porque comprenden que la persona con esquizofrenia necesita de su grupo familiar para recuperarse.

Se sienten partícipes en el tratamiento, ya que ellas tienen la tarea del cuidado, contención, seguridad, motivación y vigilancia del tratamiento. 

Es una experiencia de aprendizaje que ayuda a las familias a sentirse mejor al comprender el padecimiento y al estar en contacto con otras familias que tienen los mismos problemas. 

Logran mayor tranquilidad en el hogar y se aseguran de que los familiares reciban los cuidados que necesitan.

La educación familiar facilita a que las personas con esquizofrenia tengan una vida lo menos estresante posible.

La familia como socia en el tratamiento, asume el rol complementario que hace posible la compensación y rehabilitación.

La persona que padece esquizofrenia acepta mejor el tratamiento cuando la familia lo acompaña y se siente más seguro y confiado en su recuperación. 

Aprender a cuidarlos desde la Psicoeducación en el hogar ayuda y evita que la familia se aleje, lo aísle, lo abandone, lo deposite y agrave su condición.

La tarea de la Psicoeducación es aprender a convivir.

Las personas con esquizofrenia tienen en su familia el referente conocido que puede ayudar a prevenir episodios de agresión, excitación, recaídas, a partir de un desempeño en la convivencia que sigue los lineamientos de la Emoción Expresada Baja. 

El objetivo es la contención de la persona con esquizofrenia, quién al sentirse acompañado y comprendido, supera situaciones críticas con mas facilidad.

La psicoeducación responde a las dudas, requerimientos y demandas familiares sustentadas en la angustia ante la enfermedad desconocida. 

El rol de la familia está siempre relacionado al afecto, al apoyo, la aceptación y al reconocimiento del malestar y del sufrimiento.

Reemplazar la sobreinvolucración (una exagerada involucración) por la ternura; la crítica y los enfrentamientos por la comprensión de los síntomas, es lograr una mejor calidad de vida. 

La evolución de la enfermedad, el tratamiento y la reinserción social mejoran cuando la familia acompaña.

Qué es
Aspectos psiquiátricos
Medicación
Familia
Manejando la crisis
Prevención