Prevención

SEÑALES DE ALERTA

INVESTIGACIÓN REALIZADA POR LA UNIVERSIDAD DE OHIO A PEDIDO DE NAMI 
(Alianza nacional para el enfermo mental USA)

En niños de escuela primaria

✔️ Dificultades para dormir.
✔️ Rechazo de actividades normales para niños de su edad.
✔️ Negación para concurrir a la escuela regularmente
✔️ Explosiones temperamentales frecuentes e inexplicables
✔️ Conducta hiperactiva, movimientos constantes más allá de los correspondientes a actividades regulares
✔️ Retraimiento y declinación notables en su rendimiento escolar a pesar de los esfuerzos que realizan
✔️ Dificultades con la atención, concentración y organización
✔️ Desobediencia o agresión deliberada
✔️ Oposición a la autoridad y sin remordimiento por romper las reglas o normas
✔️ Pesadillas persistentes.

En preadolescentes y Adolescentes

✔️ Humor negativo como actitud sostenida y prolongada acompañada, de la pérdida del apetito, dificultades para dormir o pensamientos de muerte
✔️ Oposición a la autoridad, robo, hurto, vandalismo y violación constante de los derechos de los otros
✔️ Abuso de alcohol, sustancias o tabaquismo
✔️ Miedo intenso de engordar, a pesar de tener peso normal, dietas obsesivas, hábitos alimentarios muy restringidos, vómitos, etc.
✔️ Estallidos frecuentes de ira e inhabilidad con problemas y actitudes cotidianas.
✔️ Cambio muy marcado en el rendimiento escolar.
✔️ Cambio muy marcado en hábitos: comer, dormir.
✔️ Pesadillas persistentes y quejas de problemas físicos.
✔️ Amenazas de dañarse y dañar a terceros.
✔️ Conductas sexuales que no corresponden.
✔️ Amenazas de escaparse o fugarse.
✔️ Pensamientos y sentimientos extraños y conductas no comunes.

Si el niño o adolescente presenta una combinación de algunos de los signos, puede que sea necesario preguntar al médico si sería de utilidad una evaluación psiquiátrica.

LOS PRIMEROS SIGNOS DE ADVERTENCIA (lista realizada por familiares)

Algunas conductas caen dentro del rango de respuestas normales a determinadas situaciones. Sin embargo, las familias sintieron que aún con el más ligero de los síntomas ya existía algo vago y hasta distinto, un conocimiento de que la conducta no era normal.

La retracción social se observó en todas las personas que padecen esquizofrenia. Lo que más se comentó fue que su familiar había sido “una buena persona, que nunca causó problemas”. A menudo la persona había sido socialmente destacada durante sus años formativos. Fatiga excesiva.

✔️ Insomnio o dificultad para dormirse.
✔️ Retracción social, soledad y reclusión con deterioro de las relaciones sociales.
✔️ Incapacidad para concentrarse o cooperar con problemas menores
✔️ Indiferencia aparente, aún en situaciones altamente importantes.
✔️ Reducción de actividades.
✔️ Declinación de su rendimiento, tanto académico como físico.
✔️ Deterioro de su higiene personal; excentricidad en el vestir.
✔️ Vueltas o movimientos frecuentes, viajes o largas caminatas sin rumbo fijo.
✔️ Abuso de alcohol ó drogas.
✔️ Excesiva preocupación por temas místicos o religiosos.
✔️ Excesiva preocupación por asuntos sin importancia.
✔️ Conducta caprichosa, carcajadas inapropiadas, posturas extrañas.
✔️ Escasa tolerancia a la irritación.
✔️ Olvidos.
✔️ Incapacidad para expresar emoción.
✔️ Escritura excesiva sin significado aparente.
✔️ Estadios irracionales; peculiar uso de palabras, conversación que parece profunda, pero no es lógica ni coherente.
✔️ Mirada perdida en la distancia.
✔️ Sensibilidad poco usual a los estímulos: al ruido y a la luz
✔️ Interés desmesurado en temas extraterrestres.

Qué es
Aspectos psiquiátricos
Medicación
Familia

Psicoeducación
Manejando la crisis